Quizá os sorprenda saber que el concepto de computación en la nube existe desde la década de los 90, en concreto desde 1996, cuando en Compaq Computer, un pequeño grupo de ejecutivos escribía un plan de negocio de cómo sería el futuro de los negocios en Internet.

Sin embargo, muchos atribuyen a Eric Schmidt, director general de Google, haber utilizado por primera vez el término en una conferencia del sector en 2006.

En esencia, el Cloud Computing proporciona un acceso fácil y escalable a recursos informáticos y a servicios de TI, lo que permite a los usuarios centrarse totalmente en su actividad principal sin tener que preocuparse de otros aspectos como los gastos de infraestructura.

Sin embargo, 15 años después, mucha gente sigue sin entender del todo el abanico de oportunidades que ofrece la computación en nube.

Conversaciones mantenidas por la consultora McKinsey & Company con cientos de consejeros delegados y directores de sistemas de información de EE. UU, revelan una serie de mitos y creencias sobre el Cloud Computing que han generado más preguntas que respuestas y han dificultado su adopción.

En cambio, aquellas empresas que han superado eficazmente estos mitos son las que están obteniendo los mayores beneficios de su paso a la nube.

Aquí os dejamos algunos de los mitos más comunes sobre la computación en nube:

1. La migración a la nube es difícil

La migración implica trasladar los datos, las aplicaciones y los sistemas de una infraestructura in situ a la infraestructura de un proveedor de servicios en la nube.

Aunque pueda parecer complicado, la mayoría de los proveedores con experiencia, como 365 Makers, podemos realizar la migración sin problemas, con un tiempo de inactividad mínimo.

2. La transformación es necesaria para obtener beneficios de la nube

Muchos ejecutivos creen erróneamente que deben transformar completamente todas sus aplicaciones en un modelo nativo de la nube para obtener algún beneficio. Pues bien, no es cierto.

Sencillamente, con el proveedor adecuado, puede coexistir un modelo híbrido que les resulte eficaz y productivo y que no implique trasladar al 100% su infraestructura actual a la nube, por lo menos en los primeros momentos.

3. La nube es menos segura que las infraestructuras locales

Falso. Asegurar la infraestructura de TI de una organización -ya sea en un disco duro externo in situ o en la nube- requiere dos elementos: seguridad física y ciberseguridad. Rara vez una empresa puede igualar los recursos del centro de datos de un proveedor cualificado de alojamiento en la nube.

Lo ideal es contar con un centro de datos que tenga componentes de capacidad redundante, múltiples vías de distribución independientes que sirvan a los equipos informáticos, protecciones contra la mayoría de los eventos físicos y que cuente con el apoyo de expertos en TI y seguridad.

4. Los datos en la nube son públicos

Este es un malentendido común sobre la nube. Hay nubes públicas (entornos compartidos) y nubes privadas (entornos dedicados), y es importante conocer las diferencias.

La nube pública, como por ejemplo Microsoft Azure, tiene un modelo de pago por uso en el que el servidor comparte el mismo hardware, almacenamiento y dispositivos de red con los demás inquilinos de la nube.

Tu negocio, aunque esté en una nube pública, dispone de su propio espacio diseñados para garantizar altos niveles de seguridad a los que no pueden acceder otros clientes en el mismo centro de datos.

5. Todas las nubes tienen la misma seguridad

Falso. No todas las nubes son iguales. Por ejemplo, dos entornos de nube privada gestionados por el mismo proveedor pueden tener medidas de seguridad muy diferentes, dependiendo del acuerdo de nivel de servicio (SLA) entre el proveedor de la nube y el cliente.

6. Tenemos una estrategia de implementación/adopción/migración a la nube

Un plan en la nube debe considerarse un medio para alcanzar un fin, y el fin debe definirse primero.

Una buena estrategia en la nube debe basarse en los objetivos empresariales de una organización y, a continuación, en la descripción de las posibles ventajas de la nube para alcanzar dichos objetivos.

Debe ser exhaustiva, estar claramente definida y ser distinta de un plan de implementación.

7. No se pueden cumplir los requisitos de cumplimiento en la nube

Este mito es totalmente falso. Como mínimo, un proveedor de alojamiento gestionado en la nube con experiencia ofrecerá a las empresas de contadores públicos los cumplimientos gubernamentales y de la industria relevantes para los servicios financieros, como SOC 1 o SOC 2.  Otros darán un paso más para incluir la adhesión a la Ley Gramm Leach Bliley (GLBA), la Ley Sarbanes Oxley y la Ley de Secreto Bancario (BSA).

Se calcula que el 85% de las empresas ya tienen la mayoría de sus cargas de trabajo en la nube. Si las percepciones erróneas impiden a su empresa desarrollar una estrategia en la nube, es probable que se esté quedando atrás con respecto a sus competidores.

Ahora que conoce los hechos, he aquí siete verdades sobre las ventajas de migrar a una infraestructura de TI basada en la nube:

  • Seguridad
  • Cumplimiento
  • Continuidad del negocio
  • Movilidad
  • Coste y eficiencia
  • Escalabilidad

Si quiere conocer como la nube puede ayudar a su negocio y hacerlo más rentable y productivo contacte sin compromiso, le podremos orientar y ayudar a exprimir al máximo su negocio.

Contacta con nosotros

Completa tus datos a continuación y uno de nuestros consultores se comunicará contigo para saber cómo podemos ayudarte.